¿Qué hay de la resurrección?


Hace algunos años unos compañeros de trabajo me dijeron: ‘Vosotros los protestantes, ¿no celebráis Semana Santa, ¿verdad?’

Me quedé estupefacta. Somos cristianos. La resurrección de Jesucristo es central a nuestras creencias. De hecho, la Biblia misma dice que si no hay resurrección, nuestra fe es en vano.

«Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe». (1ª carta a los Corintios 15:14.)

El mensaje central del cristianismo es que Cristo murió y resucitó de la muerte, para que nosotros pudiéramos tener perdón de nuestros pecados y vivir eternamente con Dios. Además, el hecho de que Cristo resucitó significa que Él vive hoy: no solamente el Domingo de Resurrección, sino todos los días. Y esto me permite a mí y a todos los que hemos creído en Él, disfrutar de una relación real con Dios. No es simplemente una declaración de fe, sino que es una vida plena, llena de gozo y paz donde vemos la intervención de Dios todos los días.

En un artículo publicado en el Wall Street Journal, el escritor y periodista, Lee Strobel, un ateo convencido, dice que uno de los peores días de su vida fue cuando su mujer le dijo que se había convertido al cristianismo. Decidió investigar por sí mismo si el cristianismo fuese creíble, con la idea de convencer a su mujer de dejar su nueva fe. Cuenta Strobel:

«Me di cuenta rápidamente que la supuesta resurrección de Jesús era la clave. Cualquier persona puede decir que es divino, que viene de Dios, pero si Jesús respaldó esa pretensión con volver de la muerte, era una buena evidencia de que decía la verdad.

Durante casi dos años, exploré minuciosamente los datos históricos para saber si la Semana Santa era un mito o la realidad. No acepté sin más el Nuevo Testamento; me propuse considerar únicamente los hechos que tenían una base histórica. A medida que me profundizaba en la investigación, mi ateísmo empezó a desmoronarse».

Strobel explica cómo iba encontrando evidencias históricas acerca de la resurrección de Jesús. Puedes leer más en su libro, El caso de la resurrección: un periodista investiga la evidencia de la resurrección, Editorial Vida.

Dice Strobel:

«Finalmente, después de haber investigado a fondo, llegué a una conclusión inesperada: haría falta más fe seguir con mis convicciones de ateo que convertirme en seguidor de Cristo».

No soy historiadora, ni periodista, pero sí una persona analítica y pensante. A la edad de 17 años decidí apostar por Jesús, creer en Él y dedicar mi vida a servirle. Nunca me ha decepcionado. Él es real, el motor de mi vida, mi razón por vivir. En esta Semana Santa puedo decir, sin lugar a dudas:

«Yo sé que mi Redentor vive». (Job 19:25)


39 vistas

Contáctanos:

Enviar un mensaje

Dónde estamos: 

Calle Esfinge 19, 28022, Madrid, España

 

 

© 2014 por Johnny Bärnreuther